Auditoría SEO: Guía completa para realizar una auditoría SEO

Post creado por

Una auditoría SEO es una de las principales tareas que tenemos que llevar a cabo cuando intentamos posicionar una web. Mediante una auditoría SEO podemos detectar desde fallos técnicos de la web hasta fallos estructurales o de contenido.

Aunque no existe un guía estándar de cómo hacer una auditoría, si es cierto que hay una serie de puntos que todos tenemos que comprobar. Además de explicar todos estos puntos, veremos algunas herramientas que nos pueden ayudar a realizar este análisis.

Contenido

¿Qué es una auditoría SEO?

Una auditoría SEO es un estudio completo de todos los factores SEO que afectan al posicionamiento orgánico de una página web con la finalidad de encontrar problemas y buscar las soluciones para mejorar nuestro posicionamiento.

Mediante una autoría SEO no sólo vamos a analizar problemas internos y estructurales de la página, el SEO OnPage. También, estudiaremos el SEO OffPage como pueden ser la autoridad o los enlaces entrantes.

¿Por qué es importante hacer una auditoría SEO?

Existen varios motivos por los cuales es importante realizar, cada cierto tiempo, una auditoría SEO de tu web. Analizar de vez en cuando tu página te permitirá mantener un estado de salud de tu proyecto web bueno y optimizado para los continuos cambios del algoritmo de Google.

Como hemos dicho anteriormente, nos va a permitir la detección de errores. Por ejemplo, errores 404 que podremos resolver con redirecciones 301 o analizar cuáles son la urls más vistas para poder hacer un buen enlazado interno y mejorar nuestra indexación.

¿Cómo hacer una auditoría SEO?

Son varios los factores que tenemos que analizar para tener una foto del estado SEO actual de nuestra web, y así poder detectar esos puntos que nos están impidiendo mejorar nuestro posicionamiento.

En base con lo que hemos leído anteriormente, organizaremos en 5 grupos los factores SEO que analizaremos dentro de nuestra auditoría SEO.

  1. Indexación y rastreo
  2. SEO OnPage
  3. Enlaces entrantes y autoridad
  4. Adaptabilidad, rendimiento y usabilidad

Este es un orden sin más. Obviamente, cada persona que vaya a realizar una auditoría tendrá su propia forma de ordenar los factores SEO a analizar. Lo importante es que el análisis que hagamos de nuestra web, o de la web de un cliente sea lo más completo posible.

Indexación y rastreo

En este primer bloque vamos a poder analizar cuantas y qué URLs están indexadas y mediante un rastreo, como si fuéramos un crawler, detectar errores 404 o que etiquetas <title> no están optimizadas.

Indexación de tu sitio web

La primera tarea que vamos a realizar en nuestra auditoría, es el número de URLs que están indexadas. También si están todas y sobre todo, si todas las que están deberían estar indexadas.

Hay que recodar, que una página indexada es aquella que Google la tiene en su “base de datos” y que si responde a una intención de búsqueda de un usuario la mostrará en sus resultados o SERPs.

Por lo tanto, teniendo en cuenta esto último, sólo debemos indexar las URLs relevantes. Dicho de otra manera, sólo las URLs que realmente tengan un contenido de interés para el usuario y que respondan a una intención de búsqueda.

Por ejemplo, no tiene mucho sentido que tengamos indexadas las páginas de política de cookies o las políticas de privacidad. Al usuario no les aportan absolutamente nada. Tampoco aquellas páginas con escaso contenido o thin content o incluso páginas que tengan contenido duplicado.

Rastreo de tu página web

El rastreo es el proceso por el cual Google analiza nuestra web y busca todas aquellas URLs que estén disponibles para ser indexadas.

Hay que tener en cuenta, que a Google no le gusta perder el tiempo en analizar páginas que no tienen nada que ofrecer, y es por eso, que sólo tenemos que indexar aquellas páginas que realmente serán interesantes para el usuario. De esta manera, optimizaremos nuestro crawl budget.

¿Cómo podemos analizar el estado de indexación de una web?

La principal herramienta que podemos usar para saber el estado de las URLs que tenemos indexadas es Google Search Console (GSC). Con esta herramienta gratuita de Google y mediante su informe de Cobertura, podemos analizar el número de URLs indexadas, cuáles han sido rastreadas, pero todavía no están indexadas y cuales pueden tener algún problema de indexación.

Otra forma de poder ver las URLs que están indexadas es mediante el comando site:dominio.  Este comando no es tan exacto como GSC, pero nos dará un número aproximado de URL’s que tenemos indexadas en nuestro dominio.

Como saber que páginas pueden ser indexadas

La primera forma, con la cual podemos averiguar si una página es indexable o no es mirarlo en la propia página. Para saber si una página es indexable o no, basta con mirar el código de nuestra página, y en concreto la etiqueta <meta name=”robots”>.

Para modificar este parámetro, hay que editar el fichero HTML de esta URL o bien, si estamos trabajando con WordPress instalar un plugin tipo YOAST nos ayudará a optimizar este parámetro.

Esta opción si tienes pocas páginas está bien, pero ¿qué hacemos cuando tenemos un buen número de páginas y queremos saber cuáles son indexables? Pues tenemos dos opciones.

La primera de ellas es mirar el fichero sitemap.xml. Este fichero, lo podemos crear a mano o bien, igual que en el punto anterior, si usamos YOAST no lo creará automáticamente.

La segunda opción es usar una aplicación como Screaming Frog. Esta aplicación, de pago, no sólo nos va a dar la información sobre que páginas son o no son indexables para Google y otros buscadores, sino que también no da mucha información sobre nuestras URLs.

Como hemos dicho anteriormente, mediante Screaming Frog podemos analizar muchas más cosas a parte de la indexabilidad de las URLs de nuestro sitio. La podemos usar para analizar el SEO OnPage y de esta forma averiguar que páginas carecen de <title>, <h1> o <meta-description>. Aunque esto lo veremos más adelante.

Problemas a la hora de indexar una URL

Durante nuestro proceso de análisis SEO de nuestra web podemos detectar ciertos problemas a la hora de indexar una o varias URLs de nuestro sitio web.

Aquí te dejo una lista de los problemas más comunes que te puedes encontrar con la indexación de un sitio web.

  1. Una página tiene dentro de su código noindex en la etiqueta <meta name=”robots”>. Lo que está pasando es que el crawler detecta la página pero no la indexa porque le estamos diciendo que no lo haga.
  2. En el fichero robots.txt podemos tener configurada una directiva disallow para una parte de nuestra web no sea rastreada.
  3. La URL que no se indexa no tiene ningún enlace entrante. Si una página no es enlazada desde ninguna otra parte de nuestra web, puede que Google se la salte y no la indexe.
  4. URLs no relevantes. Como hemos explicado, la URLs que Google considere que tienen un contenido poco relevante o duplicado se las puede saltar y no indexarlas.
  5. Exceso de URLs con respecto de nuestro Crawl Budget.
  6. No tener un sitemap.xml en sitios muy grandes y que tengamos un enlazado interno muy pobre.

Optimización del fichero robots.txt

Mediante el fichero robots.txt le vamos a decir a los buscadores que partes de nuestra web pueden o no pueden ser rastreables. Por ejemplo, mediante la directiva Disallow podremos limitar el acceso al rastreo de un directorio de nuestra web.

Para tener bien optimizado nuestro fichero robots.txt, es interesante limitar el acceso a sitios donde realmente no queremos que Google pierda tiempo. Además, si dentro de este fichero definimos la ubicación de nuestro sitemap.xml, le estamos facilitando el trabajo a Google y Google te lo agradece.

Es indispensable, que una auditoría SEO comprobemos este fichero. En caso de que no exista lo creamos y, si ya existe, ver que necesita para poder optimizarlo lo mejor posible.

Para comprobar si existe el fichero, tenemos que introducir en el navegador el https://dominio/robots.txt. En el caso de que no exista, lo podemos crear a mano y subirlo o, si estamos usando WordPress, mediante el plugin Yoast podemos configurarlo sin problemas.

Optimización del fichero sitemap.xml

En el fichero sitemap.xml estarán todas las URLs que queremos que Google indexe. Por lo tanto, debemos configurar nuestras páginas con la etiqueta <meta name=”robots”> con el parámetro noindex a todas aquellas páginas que no queremos que sean indexadas. Por defecto, todas las páginas son index.

Por ejemplo, cuando trabajamos con WordPress y el plugin Yoast SEO, no permite optimizar este parámetro a cada una de las páginas de nuestro sitio así como en las entradas de nuestro blog, páginas de categorías o de autor.

SEO OnPage

Una vez hemos analizado la indexación y hemos optimizado el rastreo de nuestra página web, llega el momento de analizar todo lo relacionado con el SEO OnPage, es decir, todos esos factores que podemos contralar nosotros mismos y configurarlos según nuestras necesidades.

Contenido

El contenido de nuestra web es uno de los factores SEO clave para mejorar nuestro posicionamiento. Nuestras páginas o URLs, deben tener un contenido relevante y de calidad.

Gracias a un contenido de valor, y que responda a lo que el usuario está buscando, ganaremos backlinks de manera natural ya que será compartido en redes sociales o mencionado en otras webs. Otro punto que ganamos con un buen contenido es que el tiempo de permanencia aumentará y nuestra tasa de rebote, es decir, usuario que llegar y se van de forma rápida, disminuirá.

Independientemente de que Google diga que tenemos que tener contenido de calidad en nuestra web, es obvio y de sentido común que si tenemos un contenido atractivo para el usuario ganamos mucho.

Una de las tareas que tenemos que realizar dentro de nuestra auditoría es analizar ese contenido y valorar si realmente aporta valor o no a las búsquedas que haga el usuario. Si vemos que ese contenido no tiene la calidad suficiente, tenemos la opción de actualizar ese contenido para añadirle más valor o bien desindexarlo.

Estructurar el contenido: encabezados

Una forma de optimizar nuestros contenidos y jerarquizarlos para que sean cómodos de leer, ya no sólo por el usuario sino también por Google, es usar encabezados.

Los encabezados HTML, son un conjunto de etiquetas de gran importancia para el SEO. Mediante estas etiquetas, no sólo vamos a etiquetar y mostrar nuestros títulos y subtítulos dentro de una página. También vamos a estructurar nuestro contenido siguiendo un formato.

Existen 6 encabezados HTML que tienen una jerarquía. El encabezado <h1> es el encabezado de mayor importancia y el <h6> es el de menor valor o jerarquía.

Para tener bien optimizados nuestros textos, estos encabezados tienen que estar bien distribuidos por su orden jerárquico. En primer lugar, sólo de debemos tener un <h1> por página. Este <h1> debería ser el título de la página o post. El resto de encabezados los iremos distribuyendo de manera ordenada.

Como os podéis fijar, en la primera columna no existe una jerarquía a la hora de organizar el contenido. En la segunda le estamos dando un formato y dándole la importación que requiera cada parte del contenido. De esta forma, le datos un sentido no sólo al usuario si no a las crawlers que tienen que analizar el contenido de nuestra página.

Además de para organizar y darle un formato a nuestro contenido, los encabezados nos van a servir para incluir palabras clave. Estos encabezados los usa Google para hacerse un esquema del contenido de una URL, y es por eso, que debemos añadir keywords, y sinónimos en los distintos títulos y subtítulos de nuestra URL.

Contenido duplicado

Tenemos que evitar que el contenido de nuestra web coincida en gran parte con el contenido, no sólo de otras webs, sino que también dentro de nuestro sitio.

Google puede no indexar, incluso puede llegar a penalizar el contenido duplicado una URL que el considere que tiene contenido duplicado. Cada URL debería tener un contenido único y que aporte valor al usuario que esté navegando en ese momento por tu web.

No obstante, no hay que volverse locos. Es obvio, que cuando hay tantas personas hablando de un mismo tema, pequeñas partes del texto puedan ser iguales. Cuando hablo de contenido duplicado, me refiero a grandes bloques de texto exactamente iguales en 2 URLs distintas.

Además, ese contenido duplicado muchas veces se puede generar de forma “automática”. Si estas usando WordPress, las URLs se agrupan por taxonomías, como por ejemplo categorías o etiquetas. Esto, de manera involuntaria puede dar lugar a contenido duplicado.

Solucionar el contenido duplicado

Para detectar si tenemos contenido duplicado entre las URLs de nuestro sitio web, existe la herramienta gratuita Siteliner que te ayudará a detectar este problema.

Para evitar el contenido duplicado dentro de nuestra web deberíamos tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Trabajar una keyword o intención de búsqueda distinta en cada URL.
  • En el caso de detectar 2 URLs duplicadas desindexar una de ella para evitar tanto el contenido duplicado como la canibalización.
  • Usando canonical. Con esta etiqueta le indicamos al buscador cual es la página que debería indexar y tomar como prioritaria.

También, en el caso de trabajar con WordPress, y para evitar el contenido duplicado por criterios taxonómicos, puedes usar Yoast SEO que te ayudar a optimizar tu sitemap.xml y decir que partes de tu web son o no son indexables.

Canibalización

Es importante que en cada una de nuestras URLs trabajemos una sola intención de búsqueda, es decir, una keyword por página. Si no lo hiciéramos así, y tenemos 2 o más URLs que responden a la misma intención de búsqueda, Google no sabría cual mostrar y estaríamos cayendo en el problema de canibalización.

Es un problema común cuando trabajamos grandes blogs con muchos artículos y sin una buena planificación de contenidos.

Si, por el contrario, en cada página o URL, trabajamos una sola keyword, los backlinks, tráfico y autoridad se quedarán en esa URL. Además, si somos capaces de trabajar sinónimos de esa intención de búsqueda tendremos más opciones de posicionar correctamente esa página.

Solucionar problemas de canibalización

Si estamos iniciando un proyecto web desde cero, lo ideal es hacer una planificación de contenidos para que de esta manera sepamos que keyword vamos a trabajar en cada una de las URLs.

Si, por el contrario, estamos auditando una página y detectamos este problema, tenemos que decidir que página desindexamos o bien, cuál será la URL canonical para indicarle a Google que página mostrar en los resultados.

Etiqueta title y meta-description

Dentro de las etiquetas de código HTML que tenemos que trabajar y que influyen de alguna manera en el posicionamiento orgánico, son las etiquetas <title> y <meta-description>.

Estas etiquetas, son etiquetas que sirven para darle información a Google sobre el tema que trata nuestra página. Y, por otro lado, cuando aparezcamos en una búsqueda son los primeros datos que va a ver el usuario para decidir si hace clic o no.

Por lo tanto, no sólo ayudará a Google a entender el contenido de nuestra web, sino que también puede mejorar nuestro CTR.

¿Cómo optimizamos la etiqueta title y meta-description?

Para optimizar las etiquetas <title> y <meta-description>, que como hemos visto son factores SEO importantes, tenemos que introducir en ellas la keyword, o keywords, que vayamos a trabajar en esa URL. Esto no sólo ayudará a Google a entender el contenido de nuestra página, si no que llamará la atención del usuario.

Además, si lo acompañamos con una buena redacción y keywords con llamadas a la acción tendremos un buen punto de partida para ganarnos el clic del usuario.

Palabras clave o keywords

Cualquier proyecto web debería empezar por aquí, por un estudio de las palabras clave. Pero, como lo que estamos haciendo es una auditoría, suponemos (mucho suponer) que esto ya se ha hecho.

Las palabras clave, o keywords, son las palabras que responden a la intención de búsqueda de un usuario y por las cuales queremos aparecer. Dentro del análisis de las keywords que podemos hacer dentro de cada una de las URL de nuestra página podemos analizar varios factores y así poder la mejor optimización posible para nuestra página web.

Como hemos ido adelantando en alguno de los puntos anteriores, para tener bien optimizada nuestra palabra clave dentro de una URL, esta palabra clave la debemos ir repartiendo en sitios “estratégicos” dentro de nuestra página. Estos sitios dónde debería aparecer nuestra keyword son:

  • Etiqueta <title> y <meta-description>: estas son 2 etiquetas HTML que sirven tanto para Google, recoge información sobre nuestra página, como para el usuario. El contenido de estas etiquetas se ven en los resultados de búsqueda y puede hacernos mejorar nuestro CTR.
  • Encabezados HMTL: Sobre todo dentro del <H1>. En el resto de encabezados <H2> al <H6> podremos usar tanto nuestra palabra clave como sinónimos.
  • Texto de nuestra URL: Tenemos que repartir, de manera coherente, nuestra palabra clave en los diferentes párrafos de nuestro texto.

Este último punto, lo llamamos densidad de keywords. La densidad de palabras clave, es el porcentaje de veces que aparece nuestra keyword en la página con respecto del total de palabras de la página. Este porcentaje no debe ser un porcentaje muy alto, entorno al 2% o estaríamos cayendo en Keyword Stuffing.

Para medir esta densidad de palabras clave, podemos usar una extensión muy útil para Chrome que se llama SEOQuake.

Optimización de las imágenes

Parte de nuestro contenido son las imágenes. Estas imágenes deben estar optimizadas. Pues bien, para saber si las imágenes de la web que estemos auditando, o creando, están optimizadas tenemos que analizar 2 características:

  1. Tamaño y peso de las imágenes
  2. Descripción de las imágenes

Optimizar el tamaño y peso de las imágenes

El motivo por el cual tenemos que optimizar el peso de las imágenes es, principalmente, porque cuanto más pesen nuestras imágenes más tiempo tardará en cargar nuestra página.

Hay que tener en cuenta, que la velocidad de carga es un factor fundamental para el SEO. Y es por eso que nuestras imágenes deben ajustar su peso lo máximo posible.

Para que las imágenes estén optimizadas en peso, la resolución no debería ser mayor de 72 ppp y con una calidad media nos sería más que suficiente para meter imágenes de calidad en nuestra web.

El tamaño también es otro parámetro a tener en cuenta. No tiene sentido que tengamos una imagen de 600×600 cuando sólo la vamos a mostrar a 300×300. Si optimizamos el tamaño, estamos optimizando el peso y por lo tanto nuestra velocidad de carga se verá mejorada.

Optimizar el texto de las imágenes

Sí, las imágenes tienen texto. Dentro de su etiqueta HTML <img>, podemos añadirle usa serie atributos para añadir información sobre el contexto de esa imagen. Pues bien, a pesar de que estos atributos no fueron pensados para el SEO, a día de hoy Google los usa para leer la información y así poder posicionar imágenes. Los atributos que tenemos que optimizar son alt y title.

Ambos atributos los podemos usar para describir la imagen que está en nuestra página y además podemos aprovechar para meter alguna que otra palabra clave.

Enlazado interno y arquitectura

La arquitectura web es otro de los factores realmente importante para el SEO. Y lo es por varios motivos. El primero es que una buena estructura va a favorecer la navegación del usuario a través de todo el entramado de páginas de nuestro sitio. Es decir, la experiencia de usuario.

En segundo lugar, va a favorecer el rastreo e indexación de todas las URLs de nuestro sitio web. Y, por último, una buena estructura junto con un buen enlazado interno favorecerá la distribución de autoridad por todo nuestro sitio.

A la hora de optimizar la arquitectura de una web, hay hacerlo en base al keyword research previo, o estudio de palabras clave.

Siempre tenemos que tener en cuenta, cuales son las secciones más importantes para darles prioridad en la estructura de la web con respecto de otras secciones. Por ejemplo, estas secciones prioritarias se podrían colocar en el menú principal para que estén accesibles desde cualquier parte de la web.

Sería interesante que para poder llegar a cualquier sección de nuestra web no tuviésemos más de tres niveles de profundidad. Es decir, no más de 3 clic para llegar a una URL.

Mediante la herramienta Screaming Frog que hemos comentado anteriormente, podemos analizar la estructura de una web mediante su funcionalidad de Gráfico de Árbol de Directorio situada en el menú Visualización.

Enlazado interno

El enlazado interno, o interlinking, es otro de los factores SEO importantes que tenemos que analizar en nuestra auditoría SEO. Como hemos dicho en el punto anterior, gracias a un buen enlazado interno mejoraremos el rastreo de nuestra web y el link juice o reparto de autoridad por todo nuestro sitio web.

Una manera de forzar ese reparto de autoridad hacia las páginas más importantes es colocando esos enlaces en sitios relevantes e importantes de la web.

Para realizar un análisis del enlazado interno de una página podemos usar 2 herramientas:

  • Google Search Console (gratis): En su sección Enlaces podremos analizar nuestro enlazado interno.
  • Ahrefs (de pago): A través de su sección Enlaces internos podremos este análisis.

Errores 404

Este punto no es realmente un problema SEO, pero si puede llegar a ser una cuestión de imagen. Un error 404 es una URL que ya no existe o ha sido enlazada de manera incorrecta.

A parte de una cuestión de imagen de tu marca, podemos llegar a tener un problema si esas páginas contienen información relevante para el usuario como fichas de productos estrella o servicios relevantes. Además, si tuviéramos muchas páginas enlazando a esa URL que ya no existe, estaríamos desperdiciando Crawl Budget de manera innecesaria.

Para analizar estos errores 404, podemos usar distintas herramientas de pago como Screaming Frog y Ahrefs o Google Search Console que es gratuita.

Solucionar errores 404

Una vez hemos detectado y acotado los errores 404 que tiene el sitio web, simplemente tenemos que hacer una redirección 301. Esta redirección 301 la vamos a dirigir hacia una página equivalente o bien a la página de inicio de nuestro sitio.

Si estás trabajando con WordPress puede usar el plugin Yoast SEO (versión premium) o el plugin gratuito Simple 301 Redirects para configurar todas tus redirecciones.

URLs

Por último, en el apartado de SEO OnPage nos queda el análisis de las URLs. Estas URLs tienen que ser amigables y que incluya la keyword principal que será trabajada en esa página.

La URL se compone de 2 partes. La primera es el dominio y la segunda es el slug.

Para tener bien optimizadas las URLs, los SLUGs deberían contener la palabra clave que estamos trabajando en esa página. Si fuera un término más de más de una palabra lo separaremos con guiones. Además, no se deberían incluir Stop Words como artículo o preposiciones. Por último, tenemos que intentar URLs cortas.

Enlaces entrates y autoridad

En este punto de nuestra auditoría SEO analizaremos la autoridad de dominio y los enlaces entrantes. Estos últimos, uno de los factores más importantes a la hora de posicionar.

Backlinks

Como hemos dicho anteriormente, los enlaces entrantes o backlinks son uno de los factores más importantes para el posicionamiento.

La importancia de los backlinks viene dada porque estos enlaces que tenemos desde otras webs traspasan autoridad a nuestro dominio (dependiendo del tipo de enlace) y eso nos interesa. Sobre todo, si el origen del enlace es un sitio que tiene mucha autoridad y es un dominio de la misma temática que la nuestra.

Para que estos backlinks traspasen autoridad a nuestro dominio, deben ser enlaces follow, ya que los enlaces nofollow, Google no los tiene en cuenta para ese traspaso.

Para saber si un enlace es de tipo follow o nofollow, tenemos que fijarnos en el atributo rel. En este ejemplo, el enlace es de tipo nofollow por lo tanto no existiría ese traspaso de autoridad.

Además del tipo de enlaces, también tenemos que tener en cuenta la temática y que este número de backlinks haya ido creciendo de manera natural para evitar penalizaciones de Google Penguin lo cual podría perjudicar nuestro posicionamiento.

Para analizar nuestro perfil de enlaces podemos usar Google Search Console (gratuita) o bien a través de herramientas como Ahrefs (de pago).

Autoridad del dominio

La autoridad del dominio o relevancia viene dada por varios parámetros. Entre estos factores que influyen están el número y calidad de los enlaces entrantes, SEO aplicado en la web y la antigüedad del dominio.

A pesar de que nos pueda parecer un valor realmente importante, hay que tener en cuenta que este valor que podemos obtener a través de distintas herramientas, es eso un valor de terceros. Google tiene su propia métrica, llamada Page Rank y que hace tiempo que no está disponible para los usuarios.

A pesar de esto, existen una serie de herramientas que nos pueden ayudar a saber, de manera aproximada, cual es la autoridad de un dominio. Algunas de ella tienen una opción gratuita como MOZ y otras, como ahrefs son de pago.

Como puedes observar, cada aplicación tiene sus propias métricas para medir el mismo valor. En MOZ sería Domain Authority y en ahrefs sería el Domain Rating (DR) y pueden variar bastante. Es por eso, que no hay que obsesionarse con este valor.

Adaptabilidad, rendimiento y usabilidad

Por último, en nuestra auditoría SEO vamos a realizar un análisis de como se comporta la web en dispositivos móviles (adaptabilidad), como es de rápida cargando (rendimiento) y si es cómoda a la hora de navegar (usabilidad).

Estos 3 factores tienen que ver con Core Web Vitals de Google, que no son más que un conjunto de métricas que analiza factores de carga, interactividad y estabilidad visual y que influyen notablemente en el posicionamiento de una web.

Velocidad de carga o rendimiento

En los últimos años, la velocidad de carga de una web es un factor muy importante para Google y por lo tanto tenemos que ser capaces, con nuestra auditoría de averiguar cuales son esos elementos que pueden lastrar la carga de la web y así poder optimizarlos.,

Y no sólo porque lo diga Google, hay que tener en cuenta que, si una página tarda mucho en cargar o en empezar a mostrar elementos de la misma, es probable que ese usuario que ha llegado hasta tu web se vaya. Por lo tanto, tenemos que tenerla optimizada lo máximo posible.

Estos son algunos fatores que influyen en la velocidad de carga de una web:

  • Hosting: El sitio dónde vamos a tener alojada una página web es de suma importancia y no debemos dejarnos llevar por ofertas y precios llamativos. Estaría bien analizar las tasas de transferencia, si disponente de discos SSD o sistemas de gestión de caché.
  • Imágenes: Como hablamos en puntos anteriores tamaño y peso deben estar optimizados. Si sabes algo de Photoshop (por ejemplo) puedes optimizar tu mismo estas 2 características de cada imagen. Si no, puedes usar plugins para WordPress como EWWW Image Optimizer o TinyPNG.
  • Plantillas y plugins: En el caso de estar usando un CMS, tenemos que tener en cuenta que la plantilla que estemos usando no cargue demasiados ficheros JS o CSS innecesarios y que su código esté bien estructurado. También hay que ver si todos los plugins que tenemos instalados son realmente necesarios y están bien optimizados.
  • Servicios externos: Un poco relacionado con el punto anterior, tenemos que ver la cantidad de llamadas a sitios externos a nuestra página. Redes sociales, videos o scripts de código pueden ralentizar la carga de la web.
  • Gestión de caché: Si estamos usando WordPress podemos usar plugins como WP Rocket (de pago) o W3 Total Caché (gratuito). Estos plugins nos ayudarán a mejorar el rendimiento y la velocidad de respuesta. No obstante, cuanto mejor la optimicemos sin plugins, mejor.
  • Base de datos: Tener una base de datos con buena salud es sinónimo de una buena respuesta a la hora de realizar consultas en ella. Ten en cuenta, que WordPress, por ejemplo, todo lo tiene guardado en una base de datos. Para tener en buenas condiciones la base de datos puedes usar WP Optimize (gratuito).

Afortunadamente tenemos muchas herramientas gratuitas para poder medir la velocidad de carga. Page Speed Insights o GTMetrix son 2 opciones realmente válidas y muy completas para realizar este análisis.

Optimización para dispositivos móviles

A día de hoy, no tiene sentido una web que no sea responsive. No sólo porque Google ya no posiciona las webs que no estén optimizadas para dispositivos móviles. Sino porque, un volumen importante de tu tráfico llegará a través de estos dispositivos.

Mediante la autoría SEO de una web, tenemos que comprobar como se comporta en dispositivos móviles. Bien usando un dispositivo como un smartphone o una tablet o bien, usando alguno de los emuladores que, como Google Chrome, implementa y te ayuda a realizar este tipo de pruebas.

Además de que la web sea accesible y cómoda de manejar en este tipo de dispositivos porque Google lo diga (que también), como he dicho en otros párrafos es de sentido común.

Por lo tanto, en el caso de que la web esté diseñada sin un CMS tendremos que optimizar las hojas de estilo o ficheros CSS para tener en cuenta todos (o los máximos posibles) los dispositivos móviles mediante media queries.  En el caso de que usemos un CMS como WordPress tendremos que tener en cuenta estos factores a la hora de elegir una plantilla.

¿Cómo podemos analizar si una web es responsive?

Como hemos dicho en el punto anterior tenemos 2 opciones para poder testar una web. Una de ellas es usar nuestros dispositivos móviles y ver como se comporta una web. Esta opción tiene una limitación. Sólo tienes un dispositivo. La otra opción es usar alguna aplicación o emulador.

Por suerte tenemos un buen puñado de aplicaciones y extensiones que nos ayudan a comprobar si una web es responsive o no.

Si eres usuario de Google Chrome, tienes por un lado la Herramienta para desarrolladores dentro del menú Herramientas (pulsando la tecla F12 es más rápido). Por un lado, podrás analizar el código que se ha cargado en la página y también podrás activar un emulador de dispositivos móviles. De inicio trae algunos, pero tú mismo podrás crearte y personalizar estos dispositivos.

También Google Chrome dispone de algunas extensiones como Window Resizer que nos ajustarán el tamaño de nuestro navegador para poder analizar la web.

Por último, a través de la herramienta ScreenFly, podemos ver también el comportamiento de una web en distintos dispositivos móviles.

Usabilidad y experiencia de usuario

Los últimos factores que vamos a analizar de una web son la usabilidad y la experiencia de usuario. Aunque son términos que, aparentemente pueden parecer iguales, no lo son.

La usabilidad hace referencia a lo fácil o difícil con la que el usuario puede interactuar con las distintas funcionalidades de la web sin que sea complejo de entender.

Para optimizar este factor de una web, tenemos que tener en cuenta algunos puntos:

  • Intuitiva: La web no necesita ser explicada con “guías”. El propio usuario entiende el funcionamiento sin problemas.
  • Navegable: El usuario encuentra lo que necesita de manera cómo y fácil.
  • Legible: Las tipografía y colores tienen un sentido y una armonía.
  • Buena carga: Todos sus factores WPO están optimizados para que la carga sea correcta.
  • Responsive: Tenemos todas la información accesible independientemente del dispositivo que estemos usando.

Por otro lado, la experiencia de usuario es el resultado que obtiene el usuario en base a los puntos anteriores. Es decir, la experiencia de usuario será buena o mala dependiendo de como esté optimizada la usabilidad de la misma.

La consecuencia directa de una buena experiencia de usuario de una web sólo trae beneficios. Y no sólo porque tu marca o ventas salgan reforzadas. A nivel SEO genera buenas señales:

  • Aumenta la tasa de permanencia.
  • Disminuye la tasa de rebote.
  • Aumenta el CTR.
  • Como aumenta el tiempo de permanencia, seguramente las visitas de las páginas no principales también aumentan.
  • Genera más backlinks de forma natural ya que los contenidos son compartidos.
  • Aumentan las conversiones: leads, conversiones, ventas, etc…

¿Cuánto cuesta una auditoría SEO?

Ponerle un precio fijo a una auditoría SEO, es como poner precio a una página web. Depende de muchos factores. Lo que, si hay que tener claro, es que una auditoría SEO es un servicio web de alto nivel técnico.

No obstante, a la hora de calcular el precio de una auditoría SEO podemos tener en cuenta los siguientes factores:

  • Tamaño del proyecto: Hay que valorar el tamaño de la web y el número de URLs que te tiene el proyecto.
  • Tiempo: la cantidad de tiempo que voy a dedicar a realizar una autoría en base a la dificultad del proyecto.
  • Número de personas: Dependiendo del tamaño de la web, puede que lo pueda hacer una persona o se requieran varios técnicos para realizar el proyecto.
  • Detalle: Dependiendo del nivel al cual queramos llegar tendremos que dedicar más o menos tiempo o más o menos recursos.
  • Sistema: En base a si es un CMS una página desarrollada a medida la dificultad puede variar.
  • Varios idiomas: Si la web está traducida a varios idiomas, es probable que haya tareas de la auditoría que haya que duplicar.

Además de todos estos puntos que hemos comentado, hay que tener en cuenta, que el coste de las herramientas y aplicaciones que se usan para estos servicios suelen tener un coste elevado. Podéis ver los precios de todas y cada una de las aplicaciones que os he ido enlazando en sus propias webs.

Para hacer una auditoría “superficial”, es probable que podamos usar muchas de las herramientas gratuitas. Pero, si queremos hacer un buen análisis y en profundidad de todos y cada uno de los puntos que hemos ido viendo, necesitas aplicaciones profesionales y diseñadas expresamente para estas tareas.

Conclusiones

Hacer una auditoría SEO de nuestra página web se debería ver como una inversión y no como un coste añadido. Si somos capaces de averiguar porque no posicionamos una web y posteriormente resolvemos todos estos errores, es probable que no sólo obtengamos más tráfico, sino que también mas contratación de nuestros servicios o más ventas de nuestros productos.

Este post ha sido mi visión de que puntos y como analizar una web desde un punto de vista SEO. Si te ha gustado lo que has leído te invito a que compartas el artículo y, si crees que hay algo que se me ha olvidado o hay que mejorar de post, no dudes en dejar un comentario.

Si te ha parecido interesante puedes compartir el post

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email

¿Necesitas ayuda con tu web o estrategia SEO?

Otras entradas

Template Kits para Elementor: Trabaja con plantillas para Elementor

Template Kits para Elementor: Trabaja con plantillas para Elementor

Todos conocemos las plantillas para WordPress. Pero, ¿sabes que también existen plantillas para Elementor? Pues sí, los Template Kits son plantillas para Elementor, son templates para Elementor 100% personalizables y que te pueden ahorrar mucho trabajo a la hora de sacar proyectos con poco tiempo o cuando estes atascado con un diseño.

Leer más »
Yoast SEO: Un plugin para WordPress y mejorar el SEO

Yoast SEO: Un plugin para WordPress y mejorar el SEO

A través del Plugin Yoast SEO para WordPress y todas sus herramientas podrás mejorar tu posicionamiento configurando y automatizando algunas de las tareas de SEO OnPage necesarias para estar en las primeras posiciones. Descubre todo el potencial de Yoast SEO Free y las diferencias con Yoast SEO Premium y elige la versión que más se acerque a tus necesidades.

Leer más »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.